¿Qué es la escoliosis lumbar?

¿Qué es la escoliosis lumbar?

La escoliosis es la curvatura de la columna vertebral en forma de C o de S. Existen distintos grados de gravedad y tipos según la zona afectada. De entre ellos, la escoliosis lumbar es la más común. Se trata de aquella que presenta una curvatura en la zona baja de la espalda.

La mayoría de casos de escoliosis lumbar se da en niños y en adolescentes. Una de sus causas más comunes es el desarrollo rápido del esqueleto, aunque es muy probable que si uno de los padres ha sufrido escoliosis, su hijo la herede.

Los adultos afectados por escoliosis pueden ser el resultado de la curvatura de la espalda desarrollada durante la infancia, aunque lo más común es que se deba al desgaste natural de la columna debido a la edad.

¿Cuáles son los síntomas de la escoliosis lumbar?

La escoliosis lumbar se manifiesta del mismo modo que cualquier tipo de escoliosis. Lo que se debe tener en cuenta es que existen síntomas que podemos ver a simple vista y síntomas internos.

Se puede determinar que alguien sufre escoliosis si tiene un hombro, un omóplato o un lado de la cadera más alto que el otro. Además, se podrá observar claramente que la espalda de la persona con escoliosis lumbar no está recta, lo cual es más perceptible cuando se inclina hacia adelante. Sin embargo, el peligro de fiarnos de los síntomas externos es que se aprecian fácilmente en las personas con escoliosis grave pero en aquellos casos leves, la determinación visual puede volverse más difícil y derivar en otros problemas por no haberse atajado a tiempo.

En cuanto a síntomas internos, un paciente con escoliosis lumbar sufre una serie de dolores continuados encima de los huesos de la cadera. Otro síntoma común es el cansancio en la espalda tras largos periodos de tiempo estando de pie o tras un número largo de horas sentados. Por lo tanto, las personas con escoliosis lumbar han de cambiar su rutina de movimiento de manera regular.

¿Cuáles son sus causas?

En la mayoría de casos la causa de la escoliosis lumbar es desconocida o se trata de escoliosis hereditaria. Sin embargo, hay otras afecciones que pueden desembocar en este problema, tales como:

Las afecciones que pueden desembocar en un problema de escoliosis lumbar son:

  • Una diferencia en la longitud de las piernas, lo que provoca que el paciente cargue el peso del cuerpo en aquella cuya longitud es mayor y así se desvíe la columna.
  • Malformaciones vertebrales congénitas. La escoliosis lumbar puede estar provocada por una hemivértebra, es decir, la formación de la mitad de una vértebra que favorece la curvatura de la columna.
  • Mala postura al estar sentado o de pie.
  • Enfermedades neurológicas como espina bífida o enfermedades musculares.

¿Cuál es el tratamiento adecuado para la escoliosis lumbar?

Cuando se diagnostica escoliosis lumbar en adultos, el tratamiento a seguir depende de la gravedad de los síntomas. Por lo general, el primer paso es la fisioterapia, junto con algunos estiramientos y cambios en la alimentación y en la nutrición. Los ejercicios físicos que implican sostener el peso corporal pueden ayudar a mantener la masa muscular y aliviar los síntomas de la escoliosis lumbar. Cuando existe otra enfermedad asociada al desgaste de articulaciones o músculos, es necesario tratarla para intentar evitar que la curvatura de la columna empeore a medida que los huesos se ablandan.

Si el dolor perdura pese al tratamiento, o los síntomas de la escoliosis son tan graves que restringen la movilidad, se valora emplear la cirugía. En el tratamiento de la escoliosis lumbar, se emplea un procedimiento quirúrgico conocido como fusión de la columna. En ella, se reemplazan las articulaciones de la columna por varillas metálicas o tornillos. Esto permite que el cirujano equilibre y estabilice la columna. El tratamiento de la escoliosis también puede hacerse mediante técnicas de invasión mínima que acortan el tiempo de recuperación.

Después de la operación, la movilidad de la columna en la zona donde se fusionaron los huesos es limitada, pero la fisioterapia puede mejorarla progresivamente, aumentando la calidad de vida.



Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR