Tratamiento del vértigo

El vértigo es la sensación subjetiva del movimiento, del giro del entorno o de uno mismo sin que exista realmente. Normalmente viene acompañado de otros síntomas como náuseas, pérdida del equilibrio y sensación de desmayo.

Se relaciona con problemas del oído interno y coordina el mantenimiento del equilibrio y de la postura corporal. El vértigo puede aparecer en afectados por esclerosis múltiple, cuando la enfermedad afecta a alguna zona del cerebro que controla el equilibrio o cuando se afectan los sistemas que regulan esta sensación.

Por ello, se distingue entre el vértigo periférico y el vértigo central. El vértigo periférico es consecuencia de una afección en la parte del oído interno encargada del equilibrio o en el nervio vestibular. Este tipo de vértigo está provocado por ciertos medicamentos o irritación del oído interno. El vértigo central se debe a un problema en el cerebro, por lo general en su parte posterior o en el tronco encefálico. Suele estar relacionado con enfermedades vasculares, migrañas o esclerosis múltiple.

Métodos para tratar el vértigo

Si el vértigo se debe a un problema del oído interno, se denomina vértigo periférico. Aunque este problema afecta principalmente a personas con esclerosis múltiple, el vértigo periférico puede afectar a cualquier persona sana. En este caso, el vértigo se puede tratar de tres formas diferentes.

El primer tratamiento posible es la medicación. Se aplica cuando se presentan síntomas importantes y con gran repercusión, y su objetivo principal es aliviar la sensación de desequilibrio. Este tipo de tratamiento se suele recomendar durante un periodo de tiempo corto, hasta que los síntomas desaparecen. También es posible que se complemente con otro tipo de medicación para paliar los efectos del vértigo, como las náuseas.

En algunos casos concretos de vértigo periférico se realiza la maniobra de Epley o maniobra de reposicionamiento canalicular. Consiste en hacer un movimiento con la cabeza en varias posiciones, y consigue mejorar los síntomas del vértigo.

El tercer tratamiento es la rehabilitación vestibular, un programa de ejercicios para personas que sufren vértigo. Su objetivo principal es la compensación de las alteraciones de orientación espacial y del equilibrio causadas por este problema. Se basa en la práctica repetida del movimiento que provoca el vértigo para que el sistema nervioso central lo aprenda. Cada programa de rehabilitación vestibular ha de ser adecuado a las circunstancias de cada paciente.

Cuando el vértigo es causado por un brote de esclerosis múltiple, los síntomas vendrán derivados de una afectación del cerebro y habitualmente se acompañará de otros síntomas neurológicos, lo que permitirá diferenciarlo del vértigo periférico. El tratamiento adecuado, al igual que para el resto de brotes, son los corticoides intravenosos si fueran necesarios.

En las clínicas Casaverde encontrarás este tipo de tratamiento junto con otras terapias que ayudarán a mejorar la calidad de vida, como el tratamiento de la espasticidad o rigidez muscular.



Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR