Rehabilitación geriátrica y cuidado de las personas mayores

REHABILITACIÓN GERIÁTRICA

La rehabilitación geriátrica es una forma de intervención sobre el proceso de discapacidad del anciano: en la transición del proceso de enfermedad que lleva a un deterioro y posteriormente regresar a la actividad. Este cuidado es capaz de prevenir o o revertir el paso del deterioro a discapacidad y de discapacidad a la invalidez.

El envejecimiento de la población es un fenómeno demográfico de alcance mundial y de gran transcendencia social. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2015 y 2050, el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%. Para 2020, el número de personas de 60 años o más, será superior al de niños menores de cinco años, lo que demuestra que la pauta de envejecimiento de la población es mucho más rápida que en el pasado.

Por ello, todos los países se enfrentan a retos importantes para garantizar que sus sistemas sanitarios y sociales, tanto del ámbito público como privado, estén preparados para afrontar este cambio demográfico.

La rehabilitación geriátrica es uno de los grandes aliados contra el envejecimiento y deterioro funcional y cognitivo, la OMS la define como “un proceso activo por el que aquellas personas discapacitadas como consecuencia de una enfermedad o una lesión alcanzan una recuperación total o desarrollan su máximo potencial físico, psíquico y social, y son integradas en el entorno más apropiado”.

Es por esto, que en los últimos años el aumento de la longevidad en la población ha impulsado el desarrollo de programas de prevención y rehabilitación física en adultos mayores de 60 años, considerados estos como Tercera Edad, y que son llevados a cabo generalmente, en residencias de ancianos y en centros de rehabilitación más específicos.

Dada la importancia de este fenómeno, se está produciendo un aumento en la producción científica, que, anualmente, demuestra que la realización de programas de entrenamiento físico adaptado e individualizado, la recuperación y mantenimiento del balance articular y muscular, el equilibrio y la coordinación así como las  salidas de ocio y terapia grupal, benefician a este grupo de población en la prevención de caídas, la disminución y prevención de enfermedades cardiovasculares, mejoras en el estado cognitivo, ansiedad y depresión, mejor desempeño en las actividades básicas de la vida diaria, etcétera.

Podemos remarcar como objetivos principales de la rehabilitación del adulto mayor, los siguientes:

– Tratamiento del dolor (si existe)

– Reeducación del equilibrio y la marcha

– Reentrenamiento de las transferencias

– Recuperación y mantenimiento del balance articular y muscular

– Fomentar participación y reeducación de las AVD’s

– Estimulación de la propiocepción corporal

– Mejorar la calidad de vida.

Por ello, la rehabilitación, junto con el envejecimiento activo resulta ser una de las mejores estrategias para mitigar el paso de los años en nuestros mayores.

Uno de los elementos fundamentales para obtener un verdadero potencial rehabilitador, es contar con un equipo interdisciplinar (medicina, enfermería, fisioterapia, terapia ocupacional, psicología, trabajo social, animador sociocultural, podología, auxiliares, etcétera), con un enfoque multidimensional, que suponga el punto de partida en el comienzo del proceso rehabilitador con la evaluación, tratamiento y seguimiento del anciano.

Otro de los elementos fundamentales en la rehabilitación del anciano es la valoración integral geriátrica, de carácter multidimensional e interdisciplinario, para determinar en un anciano las capacidades y problemas médicos, psicológicos, sociales y funcionales, con el fin de desarrollar posteriormente un plan integral de tratamiento y seguimiento clínico. En ella, es función principal de todo el equipo de rehabilitación, realizar una valoración al comienzo del proceso, llevar a cabo un tratamiento individualizado y basado en las capacidades funcionales y psicológicas de la persona, así como llevar a cabo un seguimiento periódico de la evolución de la misma. En este sentido, el paciente es el principal actor y protagonista del proceso rehabilitador, ejerciendo el equipo, el papel de guía y ayuda constante para lograr de las personas, todo su potencial, contando en todo momento con el apoyo y la comunicación con sus familiares, y así establecer un fenómeno de retroalimentación positiva entre paciente, familiar y equipo rehabilitador.

Por todo ello y para concluir, es función primordial de todo profesional sanitario llevar a cabo la búsqueda de estrategias para que las personas mayores comprendan, reconozcan y lleven a cabo actividad física ya sea de manera individualizada o en terapia grupal, haciendo principal hincapié en sus beneficios en cuanto a conservación de las capacidades funcionales, independencia, y posibilidad de interacción con el entorno y con otras personas.


Grupo Casaverde

CONTACT US

How can we help you? Contact us to receive more information about our services for people in a dependency situation.

VISIT US IN:

Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR