Neurorrehabilitación de enfermedades neurogenerativas

¿Cuáles son las principales enfermedades neurodegenerativas?

Las enfermedades neurodegenerativas son aquellas causadas por la muerte progresiva de células nerviosas en diferentes regiones del Sistema Nervioso Central. Las más frecuentes son la esclerosis múltiple, el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Huntington.

La esclerosis múltiple se produce por la pérdida de la mielina que protege las fibras nerviosas. Al lesionarse, la habilidad de los nervios para conducir impulsos al cerebro se interrumpe y con ello, aparecen los síntomas iniciales: fatiga, falta de equilibrio y alteraciones visuales. El tratamiento de la esclerosis múltiple se orienta a paliar estos síntomas.

El Alzheimer es una demencia que se produce por cambios en el tejido de ciertas partes del cerebro, lo que conlleva la pérdida de la sustancia que transmite los impulsos nerviosos. Por ello, las neuronas dejan de comunicarse entre ellas y afecta al aprendizaje, la memoria y el pensamiento.

El Parkinson es un trastorno del movimiento que ocurre cuando las neuronas no producen la sustancia encargada de la función motora del organismo. Se produce generalmente en un lado del cuerpo y aunque su velocidad es muy variable en función del paciente, termina afectando a ambos lados.

La enfermedad de Huntington es una patología hereditaria que provoca la muerte de algunas neuronas. Se manifiesta con problemas de equilibrio o falta de control en los movimientos, y aumenta su intensidad con el paso del tiempo, derivando en problemas de salud de mayor gravedad.

Tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas

No existe una cura para las enfermedades neurodegenerativas, sino que el tratamiento principal es la rehabilitación cognitiva que ralentiza el deterioro cognitivo y funcional. Su objetivo principal es la recomposición de las zonas dañadas o que han perdido neuronas y la restitución de conexiones de las restantes.

La neurorrehabilitación en adultos es un proceso activo en el que se usan distintas técnicas médicas, sociales, psicológicas y educativas para recuperar o compensar las capacidades funcionales alteradas debido a la enfermedad. Su objetivo principal es mejorar la autonomía personal y de este modo, lograr la integración familiar, socioeconómica, escolar y laboral del paciente. Es decir, mejorar su calidad de vida.

La neurorrehabilitación es un proceso dinámico que está sometido a cambios continuos para adaptarse a los cambios que va sufriendo la persona a lo largo de este. Por eso, el equipo encargado de neurorrehabilitación debe ser interdisciplinar y adecuarse a la situación del paciente, su contexto y ambiente. Los objetivos y la toma de decisiones ha de realizarse en conjunto tras un análisis exhaustivo de la situación del paciente. Además, los familiares son otra pieza clave en la recuperación, especialmente en su estado emocional.



Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR