PRESENTACIÓN

La Fundación Casaverde se constituyó en 2004 con el fin de promover líneas de investigacióndesarrollo e innovación científica, médica y tecnológica al servicio de la salud y del bienestar de las personas, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Posee una marcada vocación investigadora, que combina  una excelente interrelación entre profesionales y pacientes, apoyándose desde hace 25 años en sus hospitales monográficos de rehabilitación neurológica, en proyectos y programas para tratar el daño cerebral sobrevenido con terapias y tecnologías de última generación, de los cuales se han obtenido grandes resultados.

AREA INVESTIGACIÓN

La Fundación Casaverde trabaja en este momento en alrededor de doce proyectos de investigación, que van desde la creación de un casco cerebral de alta calidad tecnológica que mide los resultados en el momento de la rehabilitación , el desarrollo del tratamiento con células madre, el análisis de los efectos de la desnutrición, la utilización de tecnología interactiva (realidad virtual) como herramienta terapéutica, o el desarrollo de una férula anti-equino mediante impresión 3D.

AREA DIVULGACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN

La Fundación Casaverde lleva a cabo proyectos y jornadas profesionales, cuyo objetivo es analizar por reconocidos expertos del ámbito de la gestión, sanitario y social diferentes temáticas relacionadas con la rehabilitación neurológica, con el fin de así mismo de analizar el impacto económico que produce en el sistema y en las personas que sufren la enfermedad buscando encontrar las mejores opciones de mejora.

A través de nuestra Obra Social, realizamos charlas y actividades para todas las edades con el fin de concienciar sobre prevención del daño cerebral y cómo actuar, llegando a más de 500 personas.

340 personas, entre usuarios y profesionales  se han beneficiado de nuestros  programas de promoción de la autonomía para personas con Daño Cerebral Adquirido.

De la misma manera, realiza Proyectos como “100 vidas con el deporte” o “Desafía tu cerebro”, enfocados en la educación en la prevención y cuidado de la salud, así como en la mejora y desarrollo de la calidad de vida de personas en situación de dependencia.

AREA FORMACIÓN

Más de 400 profesionales sanitarios han participado en cursos impartidos por la Fundación.

Todos los años, alrededor de 140 personas de diversas nacionalidades, realizan sus prácticas profesionales en nuestros centros.

FUNDACIÓN

El principal objetivo de este programa es la validación de un modelo de atención pionero que persigue la prevención de la institucionalización prematura de las personas mayores de 65 años con DCS.

Esta institucionalización en muchos casos ocurre porque la persona mayor no ha recibido un adecuado tratamiento rehabilitador, lo que provoca una mayor demanda de recursos y un mayor gasto tanto para la administración como para la economía familiar.

El programa de coordinación sociosanitaria para la reinserción social de personas mayores de 65 años con daño cerebral sobrevenido contempla diferentes actividades que se engloban en tres áreas de intervención:

ÁREA DE REINSERCIÓN SOCIAL

Incluye actividades individuales y grupales, adaptadas a las necesidades de cada usuario. A continuación se describen estas actividades: Terapias individuales: el objetivo es el entrenamiento y preparación de actividades antes de su puesta en marcha en entorno real.

Terapias grupales: se realizan diferentes actividades con el objetivo de desarrollar las habilidades sociales, la interacción con otras personas, la socialización y la participación social.

ÁREA DE APOYO A LAS FAMILIAS

Se interviene a lo largo de todo el programa, por una parte, atendiendo a las necesidades de apoyo psicológico para la mejor adaptación a la situación actual, mediante atención individualizada al familiar.

Por otra parte, se proporcionan pautas de manejo del usuario y recomendaciones para disminuir la sobrecarga y mejorar el cuidado, fomentando con ello la autonomía del usuario.

ÁREA DE SEGUIMIENTO Y CONTROL

Esta fase comienza tras el alta del paciente del centro y tiene una duración de 12 meses. En esta fase se pretende analizar la situación del paciente en su entorno social, pudiendo detectar pérdidas funcionales, planteando una intervención puntual si fuera necesario, así como un asesoramiento profesional.