¿ALGUIEN ME ACLARA QUÉ ES UN SAD?

¿ALGUIEN ME ACLARA QUÉ ES UN SAD?

Mis 18 años de experiencia como Responsable de Coordinación de SAD me han servido para ver situaciones muy distintas, de hecho, siempre me pregunto qué voy a encontrar detrás de la puerta de un domicilio cuando lo visito por primera vez.


Cuando hablamos de personas dependientes es cierto que tendemos a pensar que necesita tal cantidad de medios para recibir una correcta atención que no es posible atenderles en casa correctamente, pero ¡no es cierto! Existe una situación individual por cada persona, todas son distintas, y depende de muchos factores el procurarle la atención domiciliaria. Es fundamental la implicación familiar y los compromisos que pueda asumir en el tiempo de dedicación. También es muy importante la red social y comunitaria con la que la persona pueda contar y, por supuesto, juega un papel decisivo la capacidad económica del usuario, qué será muy necesaria para poder adquirir las ayudas técnicas que precise.
Existe un antes y un después en la vida del usuario y en la de sus familiares cuándo se genera la situación de dependencia, ya todos tenemos nuestras rutinas y obligaciones y vivimos en una rueda que parece que nada vaya a interrumpir. Sin embargo, de repente un buen día como otro cualquiera…zas! se produce esta situación, que suele producir desconcierto, dudas e inseguridades. Es muy común que los familiares se pregunten cuál es la mejor forma de atender a su padre o a su madre porque quieren hacerlo de la mejor manera posible. Si los familiares están implicados y cuentan con apoyos adecuados, el Servicio de Ayuda a Domicilio es su recurso ideal ya que no produce desarraigo familiar ni de su entorno habitual siendo los Auxiliares de Enfermería los que se desplazan a la comodidad del usuario.
En los SADs (Servicios de Ayuda a Domicilio) debemos tener una prioridad por encima del resto y esa prioridad es, sin duda, el bienestar del usuario. Las Auxiliares de Ayuda a Domicilio son profesionales tituladas como Auxiliar de Enfermería, vocacionales, que trabajan desde el corazón y el respeto al usuario, generando un afecto y una calidad de vida que son correspondidas con el agradecimiento de la persona. Ambas partes se aportan mutuamente: la persona recibe calidad de vida y la Auxiliar recibe, como ellas dicen “amor pero del bueno, del de verdad”.
No es fácil dejar entrar a una persona extraña en nuestra casa, incluso de tener que prestarle las llaves si la persona no puede abrir la puerta, por eso es importante contar con empresas de Servicios de Ayuda a Domicilio acreditadas que disponen de Coordinadoras-Trabajadoras Sociales para garantizar que el Programa Individual de Atención(PIA) a cada persona se realiza correctamente.
Como muchas veces en otros ámbitos ocurre que desconocemos un producto porque nunca nos ha hecho falta, por eso muchas personas no tienen claro en qué les puede
ayudar un SAD. Yo siempre les digo a los familiares que la Auxiliar va a ser como otra hija más de la familia, preocupada porque el usuario se tome la medicación, se despierte con un buenos días, reciba una correcta atención personal ya sea en la cama o acompañándole hasta el baño, y siempre respetando la autonomía que pueda conservar. La Auxiliar de Ayuda a Domicilio también puede realizar la compra, gestionar recetas, llevar al médico al usuario, solicitar cita médica sí observa un empeoramiento en su estado de salud, realizar pequeñas reparaciones domésticas o coordinarse con terceros para conseguir lo que necesite la persona. En un segundo plano quedan las tareas domésticas que, aunque son necesarias, no deben estar por encima de la atención personal al usuario.
En muchos casos, cuando la Auxiliar llega un domicilio se da cuenta de que va a ser la única persona que visite a ese usuario por todo el día. No olvidemos que muchas veces las familias de los usuarios tienen sus propias familias y trabajos y no pueden permitirse dejar de atender estas obligaciones para dedicarse al usuario.
En cualquier caso, el SAD siempre es una ayuda, no sustituye a la familia y evoluciona al compás de los cambios en la vida del usuario. El SAD es un servicio de lujo: una Auxiliar de Enfermería a disposición de un solo usuario y además en su domicilio. Sin duda, es un gran recurso que se debe conocer y valorar.
Verónica Pertusa Rodríguez
Directora de Casaverde@home



Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR