LA SITUACIÓN DE LOS PROCESOS DE REHABILITACIÓN EN ESPAÑA

LA SITUACIÓN DE LOS PROCESOS DE REHABILITACIÓN EN ESPAÑA

España tiene una de los mejores sistemas nacionales de salud. Esta afirmación es correcta siempre que hablemos de los procesos agudos de la enfermedad. No sería lo mismo cuando entramos en las fases de convalecencia o rehabilitación donde la atención se diluye. La consecuencia es que salvamos la vida a las personas pero no terminamos de rehabilitarlas y de recuperar su calidad de vida.

El Ictus es la primera causa de discapacidad en España. Ciento veinte mil personas son dadas de alta todos los años en los hospitales de agudos. De ellas cerca del 70 % necesita rehabilitación, una rehabilitación que debe ser intensiva y temprana si queremos lograr buenos resultados. Más de un 50 % de esas personas no recibe tratamiento rehabilitador adecuado condenándoles de por vida a una dependencia grave o severa en el 60% de los casos. Es decir, cada año treinta mil personas sufren una dependencia grave a lo largo de toda su vida que podría haberse evitado. Las consecuencias son dramáticas, no solo para la persona afectada sino para el sistema en general ya que a lo largo de la vida de esa persona, alrededor de unos quince años, tendremos que procurarle un recurso para ayudarle en su dependencia o una pensión de invalidez con el gasto consiguiente.

Necesitamos por tanto recursos para la fase subaguda.

La Fundación Casaverde consciente de esta situación ha puesto en marcha diversos hospitales de nueva estancia que intentan paliar esta situación con recursos y técnicas innovadoras. Desde hace alrededor de un año existe uno en Madrid, Hospital Casaverde Madrid (Navalcarnero).

Las características de su método de trabajo las podemos resumir en:

1. Unos recursos e instalaciones de carácter monográfico pensadas para el mayor confort y motivación del paciente, quien a lo largo de su periodo de rehabilitación va a realizar importantes esfuerzos personales claves para el éxito del tratamiento.

2. Una rehabilitación intensiva y temprana que adelantando el tratamiento rehabilitador consigue importantes resultados positivos.

Intensiva porque en los hospitales Casaverde se logra por su carácter monográfico una inmersión total del paciente las veinticuatro horas del día en un ambiente en el que comparte la misma situación con otras personas.

En este ambiente inmersivo se realizan hasta cuatro sesiones diarias individuales a las que se unen sesiones grupales y actividades de ocio terapéuticas.

Esta rehabilitación debe iniciarse cuanto antes de forma temprana consiguiendo de esta forma un doble beneficio: Obtener mejores resultados al trabajar sobre los déficits funcionales cuanto antes y reducir las estancias medias en los hospitales de agudos, cuyo recurso no es el adecuado una vez estabilizado el paciente, al mismo tiempo que reduciremos el gasto.

3. Equipos humanos multidisciplinares altamente motivados y profesionalizados que se acercan al paciente desde una visión integral atentos a sus circunstancias personales y sociales. El paciente no es, obviamente, una enfermedad o unas lesiones que hay que recuperar sino que es además persona con circunstancias concretas personales sociales y familiares que es preciso tener en cuenta para trabajar en su recuperación.

4.Unos recursos tecnológicos específicos para una rehabilitación neurológica avanzada. Tanto en cuanto a equipos de última generación como técnicas terapéuticas y clínicas de alto resultado.

ALBERTO GIMÉNEZ ARTÉS

PRESIDENTE DEL GRUPO CASAVERDE



Uso de cookies

Instalamos cookies de terceros para optimizar la navegación, realizar una mejora continua de nuestros contenidos, obtener información estadística de uso de nuestros visitantes y ofrecer seguridad a nuestros usuarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR